13 de abril de 2018

Certezas

La vida está hecha de llegadas y de partidas, de lugares y de personas donde apetece quedarse para siempre. Cuando voy y cuando vuelvo guardo adentro esta certeza hermosa de saber que hay lugares (y personas) donde voy a ser (siempre) bienvenida, donde voy a ser cuidada, abrazada, protegida, querida. Lugares y personas que hacen que mi corazón se sienta en casa. Mi corazón se llena de gratitud. 
La vida me enseñó a mirar y a seguir siempre adelante. pero hay días, fases, ciclos, en que me gusta parar, mirar hacia atrás y ver los lugares y las personas a donde siempre quiero volver.
Nunca olvidemos, esas personas, esos lugares que reconfortan nuestra alma. Tengamos siempre ese momento para estar con quien o ese lugar que nos hace sentir tan bien.
Que no nos falten las ganas, que no nos falte el tiempo.
Gracias,




Kintsugi

"El mundo nos rompe a todos. Y luego algunos se hacen más fuertes en las partes rotas.-Ernest Hemingway”
El Kintsugi (金継ぎ) (en japonés: carpintería de oro) es la práctica japonesa de reparar fracturas de la cerámica con barniz o resina espolvoreada con oro. Plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse. Así, al poner de manifiesto su transformación, las cicatrices embellecen el objeto.
Celebra la dialéctica de la totalidad y la fragmentación, la idea de que la auténtica belleza está compuesta por ambas, es decir “aquello que se ha roto siempre puede ser más fuerte”
Hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto.
Este proceso podría perfectamente ligarse al de resiliencia, o capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos.
Siempre seremos capaces de mirar nuestras cicatrices y sonreir.

El sol vendrá a desyunar


6 de abril de 2018

Siempre hay un plan detrás de todo

Siempre hay un plan detrás de todo...
La vida es la carretera más bien señalizada que existe. Aunque a menudo, no sabemos leer las señales. Vamos recibiendo pistas y avisos, en forma de situaciones y de personas que nos suceden. A veces, dudamos que todos los puntos se unen. y sólo (mucho) más tarde, empieza a tener sentido dentro de nosotros. Para aprender es necesario ir mas despacio, para escuchar lo que necesitas. Para entender, es necesario descubrir. 



23 de marzo de 2018

Primavera 2018

Tenemos por delante una primavera que no se volverá a repetir. No coincidiremos con las mismas personas, no plantearemos las mismas preguntas, ni obtendremos muchas respuestas. Por mucho que insistas en repetir el mismo día que el anterior, las probabilidades correrían en tu contra y pese a que te encuentres a las mismas personas las variables serán constantes. A eso, vamos a añadirle que no estaremos con la misma atención continua y olvidaremos gran parte de lo que pase en un día. Así, la próxima vez que te pregunten que tal todo y respondas: "Siempre lo mismo o siempre igual" simplemente es que no quieres entrar en detalles.
Voy a ausentarme esta semana entrante, me apetece desconectar para arreglar mi casa de dentro ( la que soy) para limpiar el alma y prepararla para lo que viene a continuación, para pedir al corazón que lata más despacio, que respire más profundo, que serene. Hay un tiempo para renovar la esperanza, en lo bueno que viene por delante, porque queremos y porque merecemos. Hay un tiempo para pedir a la vida que nos enseñe a no perder el norte, a tener siempre amor, a tener siempre un pensamiento optimista, a percibir que ese tiempo es [siempre] ahora. 



16 de marzo de 2018

¿Qué nos queda?

Cuando no conseguimos cambiar lo que nos rodea, nos queda cambiarnos a nosotros. No dejar: que el ruido del mundo atraiga nuestra razón positiva, no dejar que la duda se instale, insidiosa, capaz de minar toda esperanza y energía. Esa luz de la que siempre te hablo...

Acabamos siempre por entender que no todos van a aceptar (y respetar) todo lo que somos, todo lo que decimos, y, sobre todo, todo aquello que callamos. Acabamos siempre por entender (y, muchas veces, sólo más tarde aceptar) que no todas las personas nos gustará. y eso es tan fácil de entender cuando llegamos a saber (y a lamentar) que esas mismas personas no les guste mucho ni de ellas mismas.
Esta semana ha sido de emociones fuertes, y ahora en la calma, inspirando y expirando para que lo bueno entre y salga lo malo...Termino con una frase de Yann Martel:
En la vida, hay que concluir las cosas debidamente. Sólo entonces puedes soltarlas. Si no, te quedas con palabras que deberías haber dicho y que no dijiste, y el corazón se te llena de remordimiento
.