17 de marzo de 2017

Proteje tus emociones

A veces se amontonan pequeñas cosas y, por un momento, te hacen perder pie. El cansancio, un comentario aparentemente frio, la incapacidad de alguien para escucharte, el olvido inocente de alguien, que se asemeja al rechazo; cuando todas estas cosas se juntan, te pueden hacer sentir como si estuvieras nuevamente donde comenzaste. Pero trata de pensar en ello, en lugar de apartarte del camino por un momento. Cuando retornas al camino, retornas al punto en que lo dejaste, no al punto en el que comenzaste. No te digas: "Todo está perdido; tengo que empezar todo de nuevo". No es verdad. Lo que ganaste, lo ganaste... 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada